PRIX :



sábado 6 de julio de 2002

El pintor Gustavo Charif canoniza a Fernando Arrabal en Buenos Aires

BUENOS AIRES.

Fernando Arrabal es un santo. Canonizado en Buenos Aires por el pintor Gustavo Charif, el escritor, agnóstico de vocación, se entrega, en un rapto de fe, a la obra de un joven artista que quiere crecer a su imagen y semejanza. La galería de Daniel y Patricia Mamán, catedral de la exposición «Alquimia profana», se transformó esta semana en el Vaticano hereje de San Fando, es decir, de Arrabal. El Sumo Pontífice, de 36 años, inventor de técnicas pictóricas, cinematográficas y de un concepto nuevo de Santidad para su padre putativo, le define como un hombre «que hace milagros: cualquiera que esté a su lado se convierte en alguien más bueno. Antes de conocerle yo era una persona mucho más mala. Me desconcertó su talla moral. Me parece más difícil ser un santo que un genio».
Resucitado el surrealismo, disfrazado de siglo XXI en una treintena de cuadros, el autor de «La Torre herida por el rayo» y realizador de «Viva la muerte» asiente, «como dice Dada, aspiremos a la Santidad». La palabra elegida al azar por Gala, «sacerdotisa, diablesa creadora de genios (Eluard, Dalí...), que cuando el triángulo de su pubis desaparece dejaron de ser artistas», se explaya Arrabal, atraviesa una pintura atormentada o «encarnada». «Si yo fuera una persona estable, feliz, no hubiera pintado nada. Pero uno entra en desequilibrio, cae en la desesperación y eso hace que, de pronto, tengas que pintar un cuadro, escribrir un libro o filmar una película». Charif, pelo pincho, anillo de púa, uña en negro, perilla sin bigote y cara limpia, como Arrabal, se ha metido en el cine, ha escrito en la computadora y, a diferencia de aquél, se ha quedado con la pintura.
Espejos mutuos en los que pretenden reflejarse Charif y Arrabal. Tras la inauguración de la muestra de uno y la canonización del otro, compartieron mesa, conceptos y palabras. Valen como recuerdo los comentarios de Arrabal. ¿Qué son los diputados, franceses, o argentinos? «Un rebaño que come la alfalfa política». ¿Qué es la inteligencia? «El arte al servicio de la memoria». ¿Cuál es el origen del término trabajo? «Viene con la mujer, con el nacimiento que se produce con sangre, sudor y lágrimas. También, es un potro de tortura». ¿Qué es el arte? «Es no saber qué es arte, es saber sufrir». ¿Quién es Gustavo Charif? «Con Macedonio Fernández, Xul Solar y Borges, el oro de Argentina».